>Rechazan otorgamiento de ciudadanía a palestino cuyo hijo sirvió en el ejército israelí

>

Adel Hussein palestino que nació en Jenin y vivió la mayor parte de su vida en Tulkarem, casado con una mujer judía, con un hijo que prestò servicios en el ejército de Israel. A pesar de ello el estado rechaza otorgarle ciudadanía o residencia permanente ya que recibió en su momento un permiso de residencia transitoria y de acuerdo a la ley no hay posibilidad de darle la ciudadanía.
A los 16 años, después de la guerra de los Seis días Hussein decidió abandonar Jenin y paso a Tel Aviv, de allí llego a Ramat Gan y comenzó a trabajar como lavacopas en un restaurante de la zona. En esa época conoció a Stella, una joven judía de Dimona. Se enamoraron y decidieron casarse y se fueron a vivir a Tulkarem, debido que allí era mucho más económico conseguir vivienda. Tuvieron un hijo, Muhamad Hussein.
En 1996, debido a los sucesos en la explanada del templo de Jerusalem Hussein temio por la vida de su esposa, ya que todos en Tulkarem sabían que era judía y les pidió que volvieran a Dimona con su hijo.
Stela y Muhamad volvieron a Dimona y Adel quedo en Tulkarem. Durante años no pudo ver a su hijo, que en el interín se enrolo en las filas del ejército de Israel y sirvió como paramédico de combate. Al terminar su servicio militar cambio su nombre por el Iosi Peretz y siguió viviendo con su madre en Dimona.
En el año 2004 Adel Hussein fue detenido por la policía de frontera israelí debido a que era un residente ilegal. A través del abogado Didi Rotschild se presento un recurso a la Corte Suprema y ahí se decidió otorgarle un permiso de residencia transitoria por cinco años y al termino de esa etapa se decidiría entregarla residencia permanente o ciudadanía.
Su abogado dijo que de acuerdo a la ley de ciudadanía e ingreso a Israel se decidió darle permiso de residencia transitoria de manera que esto le permita trabajar en Israel. El permiso era renovada cada año y la intención era que a partir de los cinco años fuera residente permanente debido a su condición de padre de un soldado del ejercito israelí. Hasta el momento todos nuestros pedidos al ministerio del interior para cambiar su situación fueron denegados.
Adel nos cuenta que “ahora me hacen muchos problemas en el ministerio del interior, incluso en el casamiento de mi hijo tuve miedo que me expulsaran a Tulkarem. Yo quiero estar al lado de mi hijo, no tengo a nadie mas. No puedo comprar casa como cualquier persona, ni tener negocio como cualquier persona. No hay ninguna explicación porque no me otorgan la ciudadanía. Mi hijo sirvió en una unidad de combate, ¿acaso eso no es fidelidad al estado?”

Publicado por HAARETZ, traducido por Gaby Szuster y Dany Najnsztejn
  1. #1 por Sweidy Moreno el marzo 16, 2011 - 3:31 am

    >todos no son iguales …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: