>INVITACIÓN PARA EL SEDER DE PESAJ de Bruno Kampel

>

A los más amigos y a los menos.
Aunque falte aún unos días para la llegada de nuestra Pascua, les cuento que ya estoy preparándome para conmemorar esa fecha que nos dice tanto. Haré lo mismo que hago desde que vivo tan lejos de mis afectos: cenaré acompañado de un montón de sillas vacías, aunque este año haré de cuenta que mi padre — a pesar de estar ausente para siempre según el reglamento de la vida y de la muerte — dirige los “trabajos” del Seder, y mi madre, que también se fue, se dedique de cuerpo y alma a la tarea de verificar y certificar que en la casa no quedó ni siquiera una muestra gratis de “jamétz” que pueda empañar la tradición milenaria, y que todos mis hermanos también estén — como cuando niños — preparados para la tarea “sagrada” de esperar nerviosamente el momento de buscar, encontrar y robar el afikoman para negociar a posteriori un rescate satisfactorio. Sí, aunque no se trate de nada más y nada menos que de un simple ejercicio de imaginación, yo también tendré mi Seder de Pésaj “kasher lemehadrin” (respetando todas las reglas). Un verdadero Seder virtual. Dejaré tres sillas preparadas por las dudas que la Paz y el Sentido Común y la Concordia acepten la invitación y se sienten nuevamente junto a la mesa donde vive y alimenta el cuerpo y el espíritu el pueblo de Israel. Ya mandé invitaciones irrechazables a mis recuerdos más sentidos, para que mis abuelos paternos y maternos puedan tener tiempo de preparar el viaje desde el nunca más y se junten a nosotros, y, como no podría ser de otra manera, dejaré también una silla preparada para el niño que fui y que desde un rinconcito secreto de mi vida aún insiste en querer decir lo que piensa, porque quiero que él aprenda de memoria esta metáfora tan importante de la epopeya de nuestro pueblo. Invitaré a mi computadora a compartir la noche con nosotros, porque así podrá transmitir para aquellos que no puedan venir, el itinerario del viaje que haremos por todas las estaciones gastronómicas e históricas de esta noche tan especial.
A los queridos amigos, a los honorables adversarios — virtuales o reales — que conozco o desconozco, que me conocen o no, les digo que desde ya se consideren invitados a sentarse en mi propia silla, porque en esa noche seremos — todos — una sola entidad, heredera universal de milenios de Fe, de siglos de solidaridad y de esperanza, que pueden ser resumidos en las pocas palabras que nos condujeron a través de la diáspora con su Inquisición y sus pogromos y su Genocidio, hasta el presente: Shaná habaá birushaláim (el año que viene en Jerusalén). Deseo sinceramente que no ocurra lo mismo del año pasado, cuando escondí tan bien escondido el afikoman, que hasta el día de la fecha nadie lo encontró, y por eso nos quedamos todos — yo y mis recuerdos, yo y mis muertos queridos — sin poder beber la tercera copa para agradecer la cena. Debe ser por ese motivo que cuando abrí la puerta, ni sombra del profeta Elías. Ojalá que en este año el gusto amargo del “jaróset” (hierbas), sea el prólogo de la miel definitiva y el epílogo de todos los males, para nosotros en particular, y para todo el pueblo de Israel. Amén.
Bruno Kampel. Judío agnóstico. Gracias a Dios.

Notas explicativas:

 GLOSARIO:
 Pesaj = Pascua Hebrea
 SEDER o SEDER DE PESAJ= Ceremonia tradicional que realizan los hebreos para recordar el Exodo de Egipto, de la esclavitud a la Libertad.
 “SEDER” significa ORDEN. La familia y/o parte de los amigos se reúnen en la casa de quien ha invitado a esa ceremonia. Generalmente se realiza en casa de los Padres de la familia, pero muchas veces se va turnando en casa de cada miembro de la Familia. Allí se lee “LA HAGADA DE PESAJ” (LA LEYENDA DE LA PASCUA HEBREA), y se entonan cantos en idioma hebreo relacionados con la SALIDA DEL PUEBLO HEBREO DE LA ESCLAVITUD EN EGIPTO A LA LIBERTAD. La ceremonia es bastante extensa, por lo que se realiza en dos o tres etapas, es decir, durante los intervalos se realiza la cena tradicional. En la misma, el Pan se reemplaza por la MATZA (pan ácimo sin levadura, con aspecto de ‘cartón”, que se resquebraja con facilidad). Ese fue el alimento de los hebreos que reemplazó al pan horneado, durante su deambular desde el ÉXODO de Egipto hasta llegar a CNAAN, su antigua patria (Hoy Israel y parte de Jordania). Al huir de la esclavitud, los hebreos no tuvieron tiempo de llevar levadura para hornear su pan, y por eso, se come “MATZA” durante 8 días, en recuerdo del sufrimiento del Pueblo Hebreo en su retorno a su Patria. MOISES, nacido como judío en Egipto, fue salvado de las aguas del río Nilo por una Princesa egipcia, quien lo crió como hijo egipcio. Fue el líder del pueblo hebreo, sacó a su pueblo esclavizado para llevarlo a CNAAN, de donde habían partido muchos años atrás en búsqueda de trabajo y alimentación. El pueblo Hebreo deambuló 40 años por el desierto, hasta que llegó a la Tierra de sus ancestros. Moisés recibió de DIOS, las Tablas de la Ley en el Monte Sinaí, que contiene los “10 Mandamientos”, que son la LEY MORAL sobre la que se basa el Pueblo Hebreo y que también el Cristianismo adoptó.
‘JAMETZ’ = La “Torá” (Ley religiosa hebrea) prohibió que sus miembros coman o tengan jametz en su poder en Pésaj. “El jametz es el resultado de la unión de cualquiera de las cinco especies de cereales (trigo, centeno, cebada, avena y espelto) con agua. Es por eso que si se juntó harina de trigo o cebada o centeno o avena o espelto con agua y esa masa se horneó inmediatamente, obtendremos lo que se llama matzá, pero si la mezcla no se horneó rápidamente, esa masa leudó y es considerada jametz. Todo alimento que contenga en su composición jametz aunque éste esté mezclado con otros ingredientes y no se lo reconozca por sí mismo, está prohibido comerlo en la fiesta de Pésaj. Es por eso que, de hecho, cualquier producto elaborado puede llegar a considerarse jametz aunque no esté detallado en la lista de sus ingredientes que contiene alguna de las cinco especies de harina, ya que a pesar de que sus ingredientes no son farináceos, los conservantes, saborizantes o colorantes utilizados para su elaboración, pueden llegar a contener jametz.”
fuente: AISH.COM 
AFIKOMAN: La palabra AFIKOMAN es el término empleado para el postre, y era la última MATZA que uno comía junto con el KORBAN PESAJ. Se trata de un trozo de Matza que se lo envuelve con una servilleta o se lo introduce dentro de una bolsita de género de color blanco, que se esconde en algún lugar de la casa. Los chicos de la familia lo buscarán casi al final de la ceremonia, y el que lo encuentra podrá pedir ‘rescate’ por el mismo.(es decir, recibirá un ‘premio’ por haberlo encontrado). “EL AFIKOMAN se come estando reclinado, antes de la media noche y es obligatorio para todos. Si es que el AFIKOMAN se perdió, se toma otra MATZA en su lugar. EL AFIKOMAN se consume cuando ya está uno satisfecho, no cuando uno ya no pueda comer más. Debe de quedar el sabor del AFIKOMAN en la boca, por lo cual no se come nada después de él. Se permite tomar agua” (fuente: http://www.tora.org.ar/contenido.asp?idcontenido=1458)
SILLA PARA EL PROFETA ELIAS:
Se deja una silla vacía y se llena una copa especial y se coloca en un lugar de honor sobre la mesa. De acuerdo a la leyenda, el profeta Elías, anunciador de la llegada del Mesías, visita cada hogar judío durante la noche del Séder. A tal intención se prepara una copa y una silla. Después de la cena, generalmente uno de los comensales más jóvenes, abre la puerta para el profeta Elías. Este momento es vivido con alegría y esperanza.
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: